¿Cuál es la historia de este platillo?

El gazpacho se considera uno de los platos más antiguos de España y el mundo. Algo sustentado por diversas teorías, en las cuales, una de las más conocidas nos cuenta que debe su origen a lo que hoy es Andalucía, población de España; aproximadamente en el siglo VIII, en donde sus primeras versiones se definían como un plato a base de aceite, vinagre, ajo, agua y hortalizas.

Con el pasar de los años el gazpacho fue evolucionando y adquiriendo popularidad en este país.

Ya para el siglo XVI, dio un gran salto, ya que con los viajes a América muchos cultivos y alimentos de ese continente servirían para evolucionar el repertorio gastronómico de la España colonial. Y es aquí donde se agregarían finalmente los tomates y el pimiento a la receta.

Con el paso de los años, entrando a lo que fue el siglo XX, específicamente en los años 60´s fue cuando este platillo alcanzó la popularidad máxima. Dado que con la llegada del turismo tuvo una expansión internacional, llegando a considerarse actualmente como plato icónico de España y elaborado en muchos países de Europa, así como otros continentes.

¿Cómo luce?

Este plato es preparado a base de tomates, cebollas, ajo, pepino, agua, hortalizas y aceite de oliva, luciendo por esto, bastante colorido.

Y realmente no varía mucho, normalmente solo se le modifica ligeramente, añadiendo garbanzos, almendras y migas de pan.

¿Por qué se dice que es bueno para veganos?

Se indica que es buenísimo para los veganos, pues cuenta con muchos nutrientes y es rico en minerales como el magnesio, potasio, sodio, zinc y hierro. Y con todo esto, puede ayudarles a mantener su estilo de vida sin ninguna complicación, e incluso, mejorándolo.