El mango se originó en las estribaciones del Himalaya de la India y Birmania, y alrededor de 40 a 60 de estos árboles todavía crecen en la India y el sudeste de Asia. Sin embargo, con sus diminutos frutos, su textura fibrosa y su desagradable sabor a trementina, hay poco parecido con el superlativo mango que hemos llegado a disfrutar hoy en día.

Los exploradores que probaron el mango quedaron encantados con sus cualidades aromáticas, su sabor ambrosiano y su textura cremosa, suave y sedosa, e introdujeron la fruta en otros países tropicales, donde se ha cultivado con éxito. A medida que el mango se adaptó a nuevos lugares, evolucionaron nuevas variedades y se le dieron muchos nombres como "manzana de los trópicos, rey de las frutas y fruto de los dioses".

En su forma inmadura, los mangos son tan atractivos como cuando están completamente maduros. En todo el sudeste asiático, las ensaladas de mango verde son comunes y toman una variedad de condimentos que incorporan limón.

Además, la semilla dentro del mango no se parece a ninguna otra en el reino de la fruta. Es larga, casi toda la longitud del mango, y ancha, casi toda la anchura de la fruta. La semilla es casi plana en profundidad y ofrece un área de fruta regordeta y carnosa en ambos lados planos. La semilla tiene materia fibrosa adherida a ella, pero el fruto en sí tiene una pulpa de color amarillo-naranja intenso que es cremosa, suave y sedosa con un sabor dulce, pero picante.