¿Qué se sabe sobre sus inicios?

Muchos de los platillos típicos del Medio Oriente son muy antiguos y no se conoce mucho acerca de sus historias. Este es el caso del mujaddara, del cual no se le conoce el año exacto en el que surgió por primera vez. Pero por suerte, se conoce una teoría que aparentemente es acertada.

La leyenda nos lleva a muy atrás en el tiempo. Indicándonos que este plato es de origen persa, y muy preparado por las clases bajas, que por no contar con recursos altos tenían que preparar lo que hubiese.

Para ese entonces, el arroz y las lentejas eran un alimento muy económico. A pesar de ser también muy consumidos por las clases altas, al ser una de las bases principales de su alimento. Así que, al juntarse, se descubrió un excelente y sorprendente sabor, el cual se convirtió en una de sus recetas más preciadas.

Expandiéndose a muchos más países, gracias a expediciones; llegándose a convertir en un plato internacional y referente de los países del Medio Oriente.

Características y variantes

También conocido como mudardara, mejadra y myadra; la mujaddara es una exquisitez propia del Oriente Medio. Un plato a base de lentejas y arroz, al cual se le agregan ingredientes dependiendo del sitio de elaboración; soliéndose añadir cebollas fritas y aceite de oliva, que le dan un sabor más vivo.

Realmente no cuenta con muchas variantes. Sin embargo, entre las más conocidas están la mujaddara marrón, que se prepara con lentejas verdes, y la mujaddara amarilla que se elabora con lentejas rojas.

Este plato cuenta con muchas vitaminas y minerales que lo hacen único, así como también posee muchas proteínas, ayudando a la persona a tener energía de sobra y un equilibrio mental y físico en excelentes condiciones.