Entonces, ahora que todos estos sustitutos son de fácil acceso, es mucho más fácil cambiar la forma en que se consume, ya sea de forma ocasional o total. Como en todas las cosas de la vida, existen ventajas y desventajas de ser  vegano. Sin embargo, es más lo bueno que lo malo y a continuación te diremos porque:

Para empezar, si no eres un gran consumidor de carnes, huevos y quesos, galletas, etc., este estilo de vida no te parecerá difícil de adoptar y no tendrás la impresión de privarte de nada.
Además, hay muchos platos que se ofrecen en el restaurante a la carta sin carne ni pescado, como pasta, pizza, gratinados, verduras rellenas, pasteles, café gourmet,  por lo que es imposible que no encuentres la felicidad. No importa a qué restaurante vayas a comer, en los primeros meses sin carne y pescado te darás cuenta de que sin cambiar el resto perderás peso , puesto que  sí la carne contiene grasa tiene colesterol y eso ya  es un regalo.

Los veganos pierden peso con mayor rapidez, el cabello y las uñas crecen más rápido, te vuelves más ágil y enérgico, pierdes el mal humor y es más fácil interrelacionarte con otros incluso para hablar de este estilo de vida tan importante, los trastornos digestivos desaparecen, incluso digerirás más fácilmente, el  tránsito intestinal será regulado, terminarían los problemas de estreñimiento.

Las pocas desventajas que podríamos citar es que te vuelves un poco raro a los ojos de la sociedad. Para algunas personas vegetarianas = anormal, piensan que nadie vive feliz comiendo solo vegetales o frutas y este estereotipo aumenta aún más cuando afirmas "soy vegano", a menudo tienes que justificar cómo y que se come, por qué no, si no es demasiado difícil y demostrar que no estás comiendo solo frutas, verduras y semillas. 

Otra desventaja es que a menudo te enfrentas a las mismas preguntas y los mismos comentarios de forma repetitiva, y tienes que explicar por qué y sus beneficios una y otra vez.
Cuando sales al restaurante si eres vegano, es más difícil que cuando eres vegetariano. No siempre hay alternativas aparte de la pasta o la pizza, así que debes revisar el menú cuidadosamente.

Y sobre todo  lo más difícil es perder todos nuestros viejos malos hábitos en cuanto al consumo de dulces, como por ejemplo: si tienes un pequeño antojo en la universidad o el trabajo, ibas y comprabas un buen paquete de chocolates o galletas, (aunque ahora hay supermercados veganos), ahora serás tú quien debe cocinar sus propias galletas o pasteles.
Al final de todo lo antes expuesto ¿no es mejor saber exactamente la composición de lo que comemos y ponemos en nuestro cuerpo? toda tu vida confiaste en los grandes fabricantes (que no se preocupan  por ti mientras obtienen sus ganancias) mientras usan en los rellenos de galletas, alimentos pre cocidos, etc. edulcorantes, aditivos y productos químicos como nitratos para la carne, en fin dejando que tu cuerpo sufra sin ser consciente de ello toda tu vida, por lo que definitivamente ser vegano es una excelente forma de vivir más y sanamente.